Integración vs Intrusismo laboral

Con más de 270 nacionalidades y  300 lenguas diferentes, Londres ostenta con orgullo el honor de ser la ciudad más cosmopolita de Europa, y de ello hace gala cada día ante los ojos del mundo, que observa fascinado el ingenio con el que la capital avanza y se adapta a los nuevos tiempos.

 “Vagabundos son guías de turismo en Londres”, rezaba el titular de la noticia  en distintos portales turísticos esta semana.  Unseen Tours, así se llaman las rutas turísticas que la ciudad del Támesis ofrece a los  turistas y ciudadanos alocéntricos por excelencia , con el fin de conocer aquellas zonas que no se encuentran dentro de los recorridos turísticos habituales. Y aquí la novedad: prescindiendo de los servicios de guías turísticos, que son sustituidos por personas sin hogar:  “Incorporando historia con una perspectiva personal, los tours dan la voz a personas generalmente silenciosas, creando oportunidades de trabajo y una experiencia inolvidable” En todos los tours los guías hacen una explicación histórica del lugar, en la que incluyen además su propia experiencia de vida en las calles.

La iniciativa, que recibió el premio de turismo responsable en la World Travel Market, es impulsada por Sockmob Events, organización con una larga trayectoria en el trabajo con personas sin hogar.

Sin duda es una excelente iniciativa, para una ciudad en la que según la organización Shelter (“Refugio” ) hay cerca de 57.000  “homeless”. (personas sin hogar)

Ante esta lección de  humanidad, me pregunto:  ¿Podríamos llevar a cabo esta iniciativa en España?¿Estaríamos dispuestos a “permitir” este modelo de intrusismo laboral para fomentar la integración de quienes más lo necesitan?

Charlot, el "vagabundo" más famoso de la historia

En una sociedad afectada de “titulitis”,  y en un contexto de crisis económica, el sector turístico y más concretamente el de los guías turísticos, sufre  por un lado la falta de formación reglada, las dificultades de conseguir una habilitación, para después luchar contra el “acoso” de aquellos que ejercen como guías sin poseer la titulación o habilitación necesaria,  y por otro lado la caída de la demanda de sus servicios; En definitiva,  la ruta al Calvario.

Todos somos sensibles y solidarios, hasta que “nos tocan lo nuestro”; Es injusto que un tercio de la población mundial apenas pueda alimentarse, pero, ¿Estaríamos dispuestos a reducir nuestra calidad de vida para que ellos aumentasen mínimamente la suya?

Reflexiones, que deberíamos considerar, para descubrir cómo hemos creado esta sociedad, y hacia dónde caminamos. Reflexiones que nos ayuden a decidir, y a definir ¿Intrusismo Laboral o integración social?Todos lamentamos la escalofriante cifra del 25% de paro en España, pero ¿Estaríamos dispuestos a reducir nuestra jornada laboral o nuestro salario para que otra persona pudiera optar a ellos?

Deja un comentario